Correr con o sin técnica


            Cuando se corre de la misma forma que se camina, es decir, apoyando el talón en vez de la parte delantera de la planta que es la adecuada por la biomecánica humana, vamos hacia una lesión grave.
            Sé que muchos de los que leéis esto habréis oído hablar e incluso leído algo sobre la necesidad de hacer ejercicios de técnica de carrera, pero que sólo unos pocos los ponéis en práctica. También es posible que  estos movimientos os parezcan como algo fuera de lugar para un aficionado, como entrenamientos prescindibles que únicamente realizan los que se ganan la vida con el deporte, o personas mejor preparadas,  pero no es así. Por algo ellos tienen mejores resultados.
            También puede ser que jamás hayamos visto algo en concreto sobre técnica de carrera y no sepamos qué es exactamente, pues bien, cada vez que vemos en las pistas a los niños dando sus saltitos con las rodillas levantadas o en sentido lateral siguiendo las órdenes de un entrenador, eso es técnica de carrera, se enseña antes que a correr y a mejorar la velocidad o la resistencia porque sin ello es imposible obtener un buen resultado a largo plazo, de alguna manera, la técnica es al atleta como la caligrafía al escritor o el estudiante.

            Nosotros como corredores aficionados damos miles de pasos en cada entrenamiento y si no se desarrollan de acuerdo a la biomecánica del cuerpo, es decir, como el cuerpo no pueda asimilarlos por no ser naturales, nos estaremos acercando a una lesión grave, porque su origen es un movimiento inadecuado suave pero repetitivo.
            ¿Os imagináis cómo sería el daño si durante 1 hora, 4 o 5 días a la semana camináramos con los pies hacia dentro o apoyando el costado de la planta? Ahora, cuando se corre de la misma forma que se camina, es decir, apoyando el talón en vez de la parte delantera de la planta que es la adecuada por la biomecánica humana, vamos hacia una lesión si los entrenamientos  no dejan una recuperación adecuada de los tobillos, rodillas y caderas.
            Ahora alguien dirá que tras años apoyando el talón al correr jamás se ha lesionado, quizá no entrene mucho y su cuerpo se recupere del esfuerzo y así, tampoco va a mejorar sus tiempos o puede tener una fisiología muy buena que le ayude a llevar bien la mala postura, pero ¿cuántos pueden decir eso?.

Comentarios

  1. Tal y como dice el artículo, calentar bien es sinónimo de entrenamiento fácil y sin lesiones

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por su comentario, hasta pronto.